Según estudio de Grant Thornton

Principales rasgos que deben tener líderes eficientes en 2021 y 2022

La capacidad de adaptación al cambio, ser innovador y la capacidad de colaboración en toda la empresa, son las características mejor evaluadas para definir a los líderes del futuro. Aunque la empatía asoma como la gran cualidad de los nuevos tiempos.

 

Los cambios en el mundo empresarial de los últimos 12 meses suponen una oportunidad para que las organizaciones creen una cultura más inclusiva e innovadora, y para que los líderes demuestren que poseen un conjunto de habilidades particulares.

Grant Thornton preguntó a los directivos de empresas del mercado medio, en 29 países, qué tres rasgos de liderazgo serán imprescindibles en la nueva normalidad, en un mundo reconfigurado por la pandemia, para garantizar el éxito en 2021 y a futuro.

No es de extrañar que la capacidad de adaptación al cambio sea la primera opción, con un 44% que la destaca como una habilidad clave. Luego viene el ser innovador (44%); tercero, tener capacidad de colaboración en toda la empresa (29%); ser resiliente (27%) y ser valiente a la hora de asumir riesgos (25%).

 

La capacidad de conectar

Sin embargo, justo detrás de las cinco primeras características, se señaló un atributo fundamental que no había aparecido anteriormente en nuestra investigación: el 22% considera que la empatía es una característica esencial para los líderes actuales. La capacidad de conectar y comprender diferentes enfoques ha pasado a primer plano durante la reciente crisis. “El COVID ha cambiado la relación entre los empresarios y los empleados, entre los directivos y su personal. Aquellos líderes empáticos, que han sabido ofrecer apoyo, han conectado con las personas de forma diferente y han creado un entorno seguro para su personal”, afirma Carlos Muñoz Saravia, líder de Grant Thornton Chile.

Atributos como la empatía se han asociado tradicionalmente a las mujeres líderes, aunque esto está empezando a cambiar. “Ser un líder empático implica saber escuchar y actuar. Todo el mundo tiene esa cualidad en su interior, pero por diversas razones, se percibe que las mujeres tienen más práctica. Por otro lado, los líderes empáticos no son demandantes, dan la bienvenida a sus colegas y equipos para que se unan a ellos en el camino””, agrega Dayán Guzmán, gerente de marketing y comunicaciones de Grant Thornton Chile.

El reconocimiento de la importancia que tiene la empatía, entre otras habilidades, está creando ahora oportunidades para que las mujeres puedan progresar. “Lo que antes se tildaba de blando, o de no tener un enfoque comercial, o de no estar dispuesto a tomar decisiones difíciles, ahora se reconoce como un tipo diferente de fortaleza. Esas características se han vuelto más apreciadas”, agrega la ejecutiva.

 

En el mundo postpandémico, los líderes empáticos serán quienes logren sacar el máximo provecho de sus equipos. “Es necesario contar con un entorno y una cultura en los que el personal se sienta seguro para hablar, hacer preguntas, desafiar el statu quo. Y en el que los líderes y los responsables de dirigir los equipos se muestren cada día y apliquen los principios fundamentales de D&I”, añade Carlos Muñoz.

Los conjuntos de habilidades blandas marcarán los estilos de gestión en la nueva normalidad. “Estamos hablando de diversidad, de inclusión y de un nuevo estilo de liderazgo que se ha puesto de manifiesto durante esta crisis. Un estilo de liderazgo que responde a la situación actual, y a la situación futura”, concluye.